Trabajo

A 10 años del asesinato de un trabajador que luchaba por sus derechos. Todas y todos somos rodrigo cisterna.
En el otoño frío de Curanilahue, cientos de trabajadores, subcontratados en su mayoria, lograron constituir una experiencia organizativa que hizo fuertes a esos miles.
Reclamaban algo que es justo, que haciendo lo mismo que sus compañeros y compañeras de trabajo, reciban la misma remuneración.
Fueron horas, días y semanas de movilización. Demandando al grupo Angelini un sueldo digno y mejores condiciones de trabajo. Los hombres y mujeres de las forestales, los subcontratados de la madera, comenzaron su movilización.
Era una madrugada hace 10 años. Y como siempre, las grandes empresas que tienen el monopolio político, económico, social y militar usan las fuerzas represivas para disuadir a las y los trabajadores movilizados para proteger sus ganancias multimillonarias: están dispuestos a todo. Y por desgracia, la usaron sin dudar.
Un hermano cayo victima de esa dolorosa verdad.

Acribillado por fuerzas especiales, la policía militarizada que golpea a niñas y niños, jóvenes, hombres y mujeres que vayan en contra de los intereses de las grandes familias.

Era una madrugada como hoy, donde a Rodrigo, luchando por lo que es justo, luchando con los suyos, luchando por los suyos, cae muerto, regando el suelo triste de sangre roja.

Ese hecho culminó con movilizaciones en toda la franja de este pedacito de tierra.

Este día es de reflexión, es de aprendizaje y sobre todo un llamado a la acción. Ayer fue Rodrigo, luego Juan Pablo, después Nelson.
Ellos y ellas, son y serán ejemplo de convicción, de entrega y sobre todo el saber que su lucha nunca sera en vano.
Su ejemplo inunda los bosques, montañas, ríos y lagos, calles y poblaciones donde se escucha de manera potente, casi al unísono: tu ejemplo no será en vano.