Nos matan por ser mujeres, inmigrantes, pobres y mapuche.

En las últimas semanas la prensa y la sociedad han invisibilizado diferentes casos de violencia y femicidios, naturalizando y promoviendo una cultura patriarcal.

Por el caso de Lorenza Cayuhan, mujer mapuche que fue obliga a parir engrillada, por Macarena Valdés quien sufrió un femicidio empresarial en Tranguil, por Josefina Allilef Huenchumil golpeada y calcinada en la comuna de Freire, por Carmen Altamirano mujer inmigrante que fue apuñalada en la ciudad de Valdivia, y por todas aquellas mujeres que hoy en día aun permanecen en el anonimato y se sienten ignoradas por una sociedad indiferente.