“Las y los jóvenes combatientes de ayer viven en las luchas de hoy”

Este 29 de marzo nuevamente se conmemora “el día del joven combatiente”

Ya han pasado varios años desde que la policía, dirigida por la dictadura cívico-militar asesinara a jóvenes que eran activos en la lucha contra Augusto Pinochet, José Piñera, Jaime Guzman y todo lo que ellos representaban en la instauración de un modelo capitalista neoliberal. Modelo que, sigue vigente en Chile gracias a la consolidación que los gobiernos neoliberales desde los 90 a la fecha le han dado, tratando de otorgarle una apariencia de legitimidad que hoy se cae a pedazos a medida que se conocen las relaciones de interés entre los grandes capitales y la institucionalidad republicana.
A los inicios de los 80, grandes sectores de la juventud consciente, militantes o no, tomaron las banderas populares y avanzaron de forma decidida en cada acción para derrocar al tirano, generar las condiciones para que el poder soberano pudiera definir las  directrices  estructurales del país y establecer un gobierno popular democrático. Esa lucha se vio truncada no solo por la sostenida represión de una de las dictaduras más salvajes del mundo, muy similar a la Alemania de Hitler, sino que tambien por el actuar de los sectores más conservadores de la política chilena, entre ellos la DC, quienes redujeron las grandes protestas de dicha época a una salida pactada con los militares, generando las condiciones que los grandes capitales requirieron para avanzar en la consolidación de sus intereses, cosa que es evidente a la luz de los hechos actuales.
Esta fecha se conmemora con la idea de nunca olvidar a la juventud luchadora que cayó combatiendo contra la injusticia, luchando por un mundo distinto, donde las y los oprimidos, explotados, excluidos, postergados y marginados del modelo, es decir el conjunto del Pueblo Trabajador,  Pueblos Originarios y todos los sectores subalternos pudiesen ser l@s mism@s que construyan su destino, no por parte de los sectores dominantes,en especial las grandes empresas trasnacionales y grandes capitales.
Es por ello que, como militantes y parte de esta gran juventud popular, rebelde, somos sujetos del ciclo histórico junto a los miles de mujeres y hombres que siguen en pie con su frente en alto, seguirán combatiendo y construyendo otro mundo, uno sin clases, ni patriarcado, ni racismo ni xenofobia.
Actualmente, varios sectores empresariales, parte de la burocracia tecnócrata y parte de las policías, militares y grandes medios de comunicación, siguen cuestionados por los escándalos de corrupción que han demostrado que todo gira en torno de la defensa de los intereses de las grandes corporaciones trasnacionales y sus formas de acumulación de capital, al igual que el patriarcado como mecanismo de dominación que ha signifcado la muerte, violencia y represión en cada rincon de nuestras vidas.
Por esto, recordando el impetu de l@s jóvenes combatientes de hoy, sigue presente en las luchas de hoy, donde la vigencia de la articulación del MOVIMIENTO POPULAR, para construir una NUEVA INSTITUCIONALIDAD POPULAR es mas que evidente. La lucha de los sectores de salud, feministas, estudiantiles, socioambientales, laborales, poblacionales, al igual que la lucha de liberación del pueblo mapuche han demostrador que solo el Pueblo en Lucha podrá construir una nueva realidad, ya que el modelo capitalista-patriarcal solo puede ser superado desde abajo, con las grandes mayorias organizadas y articuladas generando un poder que confronte los intereses de un puñados de capitalistas trasnacionales.

¡Por el Derecho a vivir y luchar, adelante Juventud en Lucha!