[CAMPAÑA] Las y los migrantes son hermanos(as), no un enemigo.

El circo electoral es tierra fértil para el desarrollo de populismos y la implantación de ideas de corte fascista (crisis de sobrepoblación migrante, cierre de fronteras, deportación sin sistemas de justicia, criminalización de migrantes, etc.). Se suele intentar blanquear una serie de problemas de corrupción, malversación de fondos e incluso de representación bajo la figura de un enemigo interno (Pueblo Mapuche, Diversidad sexual, inmigrantes, etc.) que supuestamente acechan los intereses de las y los trabajadores, disponiendo un escenario de conflicto ficticio bajo consignas y discursos de odio.

Si vamos a la raíz del fenómeno, encontramos patrones que se repiten con cierta frecuencia y principalmente con los mismos responsables. Las políticas imperiales depredan territorios en favor del crecimiento económico de las naciones del primer mundo y de los capitales transnacionales, quienes no vacilan en generar hambre y miseria en poblaciones enteras, provocando la búsqueda de mejores condiciones de vida en movimientos que van desde países primario exportador hasta metrópolis desarrolladas.

Desde Revista caminando aportamos algunos datos que nos ayudan a salir de los mitos construidos utilitariamente por los medios de comunicación manipulados por empresarios, por políticos con intereses clientelares y por un entramado cultural conservador que de acuerdo a los acontecimientos más recientes, y a nuestro juicio, no tiene moral para ciertas acusaciones.

migrantes1-02