El Imperio siempre tiene excusas para bombardear y asesinar.

Esta vez, sin mediar investigación alguna, Estados Unidos acusa al Gobierno Sirio de realizar un ataque con armas químicas y así justificar el bombardeo de instalaciones sirias desde donde se coordinaban las operaciones para atacar al Estado Islámico (ISIS). Una vez más, las víctimas son los nadies.

En momentos como estos, dónde el capitalismo muestra su verdadero rostro de crueldad y destrucción, los pueblos alzamos nuestra voz para exigir nuestra autodeterminación y un rotundo rechazo a todo tipo de intervención, venga del Imperio que venga.

¡Solidaridad con el pueblo sirio!
¡Autodeterminación de los pueblos!